La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 describe a los refugiados como aquellas personas que se encuentran fuera de su país de nacionalidad o residencia habitual, y tengan fundados temores de ser perseguidas por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas. Las personas que huyen de los conflictos o de la violencia generalizada son también consideradas como refugiados.

Leer más