La última década del Milenio fue un periodo en el que muchas cosas del S.XX acabaron muriendo y otras nuevas fueron creciendo, preparándonos a todos para el nuevo tiempo que nos esperaba más allá del (temido) año 2000. En el aspecto tecnológico con la explosión de Internet y la llegada de las .com, en lo geopolítico con la aparición de nuevos países, en lo económico con el establecimiento de un sistema uniforme para todo el mundo, en lo social con el asentamiento de sociedades multiculturales… y en la escena musical con la llegada de nuevos sonidos a las radios.

También fueron importantes, como apunte relacionado con la música, los cambios que se vivieron en los soportes físicos para escuchar música. El paso del casete al disco compacto e incluso la llegada del MP3, o la desaparición del VHS, que tanto había servido para grabar conciertos o ver vídeos musicales.

En el plano sociológico, podemos identificar a la juventud (dentro de la cual incluimos a personas entre 14 y 30 años) que vivió los ’90 con secciones de la Generación X, que en términos generales se caracterizan por ser muy sociales, comprometidos, preocupados por el mundo, pioneros del uso de las tecnologías (el PC de sobremesa, el CD…), utilizaron el walkman, vivieron el fin de la Guerra Fría… son los padres de los millenials. Es la llamada ‘Generación Nocilla’ para el caso de España.

1990: nueva década y nuevos sonidos

El año en el que España pasó a tener varios canales de televisión (Antena3 comenzó en enero y Telecinco en marzo) fue un año de hitos trascendentales en el mundo. Un grupo de físicos del CERN pusieron en marcha el primer servidor web e inauguraron la famosa www, la democracia volvió a Chile, Lituania se independizó de la Unión Soviética, la NASA puso en órbita el telescopio espacial Hubble, Irak invadió Kuwait, Nelson Mandela salió de la cárcel, Margaret Thatcher dimitió… fue un año de cambios dentro de un periodo (1989-1991) en el que el mundo entero cambió para siempre.

A finales del año anterior, en Noviembre de 1989, había caído el Muro de Berlín, dando paso a una nueva etapa geopolítica, política y social en Europa. La Unión Soviética, el país más grande del mundo, arrastraba una grave crisis que la haría desaparecer “poco a poco”, en un proceso que llevó muchos meses. Bajo este paraguas de turbulenta realidad política, los jóvenes seguían viviendo sus vidas y escuchando música. Estas son algunas de las canciones que sonaron por primera vez en las radios en 1990:

.

Musicalmente no encontramos en la lista de reproducción de 1990 muchas grandes canciones que hayan pasado a la historia, como sí ocurre en otros años. Podemos destacar la animada ‘U Can’t Touch This’ que todos sabemos tararear, la melancólica ‘Nothing Compares 2 U’ y ‘Enjoy the Silence’ de los electrónicos Depeche Mode.

Por otro lado, si los Run-M.C.D. habían sido pioneros en el hip-hop y los primeros en conseguir un Disco de Oro y un Grammy para este género a mediados de los ochenta, en los noventa otro rapero consiguió extender el rap entre la juventud: MC Hammer, uno de los nombres propios de la década. El rapero estadounidense hizo mover el esqueleto a todo el mundo con su famoso ‘U Can’t Touch This’. Se hizo de oro rápidamente, aunque tuvo problemas con una vieja estrella de los ochenta que le denunció por utilizar una frase de ‘Super Freak’, canción que había sido un éxito en 1981 y que ya repasamos en el artículo anterior sobre los éxitos de los ’80.

En 1990 también colocaron éxitos en lo más alto del Billboard una renovada Madonna con ‘Vogue’, la debutante Mariah Carey con ‘Vision of Love’, Bette Midler (que también había tenido un #1 el año anterior y estaba viviendo su época dorada) o George Michael, que tuvo que añadir un ’90’ a su ‘Freedom’ porque ya había publicado años atrás una canción con el mismo nombre formando parte de Wham!.

1991: huele a espíritu adolescente

El género de rock grunge estará siempre asociado al grupo Nirvana. Pese a su corta vida (1987-1994) estos estadounidenses consiguieron afianzar en la cultura popular un nuevo sonido que había nacido en la esquina noroeste del país, en el Estado de Washington. Con su disco Nevermind (1991) el rock alternativo pasó del underground al mainstream, ese espacio tan odiado por los propios rockeros alternativos (¡qué ironía, hacerse famoso gracias a aquello que criticas!).

‘Smells Like Teen Spirit’ es ya uno de los himnos de los noventa. Fue el hit de Nevermind y la canción que VH1 y Rolling Stone eligieron como #1 de la década y #9 de todos los tiempos, respectivamente. Se ha escrito y hablado mucho sobre el significado de ‘Smells Like Teen Spirit’, y aunque se ha acogido popularmente como un canto revolucionario, anti-establishment o crítico con la sociedad conformista, lo cierto es que el propio Kurt Cobain aseguró que él no escribía las canciones tratando de darles un significado. Era anti-mainstream hasta para eso.

.

Pearl Jam también fue otro grupo que se sumó al grunge con su álbum Ten, que incluía famosas canciones como ‘Black’ o ‘Alive’. La banda de Seattle sería uno de los grupos con un éxito más continuado durante la década, publicando discos en 1991, 1993, 1994, 1996 y 1998, a diferencia de sus vecinos Nirvana (eran todos del área de Seattle, en Washington), cuya carrera se cortó trágicamente con la muerte de Cobain.

En 1991 también tuvieron éxito los Simply Red con su famoso ‘Stars’, Bryan Adams con ‘Everything I Do’ y Extreme con ‘More than Words’. Fue un año en el que además viejos rockeros de otras décadas volvieron a colarse en lo más alto de las listas musicales, como Tom Petty, Scorpions o U2. El rock duro se mantuvo de la mano de Guns N’ Roses y Metallica, y nuevos sonidos llegaron gracias a Seal, cantante que abrazó el soul y el R&B y que se insertó en eso que se llama ‘música contemporánea para adultos’.

1992: ¿el año más triste?

No sabemos en qué estaban pensando los jóvenes de 1992, nacidos seguramente entre 1967 y 1977, pero este grupo de teenagers y veintipocoañeros escogió ese año para lo más alto de las listas musicales una serie de canciones con un leit motiv: lo amargo, lo triste, lo gris. ¿Tan deprimidos estaban?

Basta coger algunas frases de las canciones más famosas de 1992 para darse cuenta de ese ambiente gris que predominaba en la radio: “Lonely as I am, together we cry”  (“Tan solo como estoy, juntos lloramos”) cantaban los Red Hot Chili Pepper en ‘Under the Bridge’, “If you think you’ve had too much of this life… well, hang on” (“Si crees que ya has tenido suficiente con la vida… bueno, aguanta”) decía R.E.M. en ‘Everybody Hurts’, Eric Clapton le cantaba a su recientemente fallecido hijo en la triste ‘Tears in Heaven’, Metallica nos proponía su balada ‘Nothing Else Matters’, los Cranberries hacían llorar con ‘Linger’… pero el himno de la depresión sin duda lo compuso Radiohead con ‘Creep’. ‘Creep’ era tan tan triste que por un momento las radios prefirieron no hacerla sonar, por lo deprimente que era.

La muerte de Freddie Mercury a finales del año anterior quizás era una buena razón para afrontar 1992 con tristeza. Una vibrante voz se había apagado. Lejos quedaban los felices tonos ochenteros que invitaban a bailar en la discoteca. Ahora los jóvenes se identificaban con otros sonidos y otras letras. Mucho más profundas, románticas y melancólicas. Como bien resumía Homer Simpson hablando con el cantante de los Smashing Pumpkins: “Gracias a vuestras siniestras letras mis hijos han dejado de soñar con un futuro que no les puedo proporcionar”. Sin duda una genial frase para entender la música de los primeros años de los noventa.

.

El tono melancólico de 1992 se combinó con ritmos animados que también llegaron a lo más alto de las listas musicales, como las famosas ‘Jump Around’ o ‘Baby Got Back’. También Billy Ray Cyrus nos quiso hablar de algo triste en ‘Achy Breaky Heart’, pero lo hizo con un ritmo que hacía mover el esqueleto. Ese año también comenzó a publicar Moby, uno de los artistas más destacados de la música electrónica y ambient, de compás pausado y tranquilo.

Se puede relacionar la explosión de la temática melancólica y depresiva de 1992 con el clima de éxito del rock alternativo en general, y del grunge en particular, que durante esos años (1989-1995) dominaba la escena musical. En todos los clubs sonaban los éxitos de Pearl Jam, Nirvana, Smashing Pumpkins, Soundgarden, Radiohead, los Red Hot Chili Peppers, R.E.M., The Cranberries, Oasis, Blur, The Verve… canciones que no habían sido pensadas para sonar en las radios generalistas, y que se movían del boca a boca en los ambientes universitarios y en las calles. Una nueva juventud que rechazaba la sociedad de consumo imperante y televisada se aferraba a los sonidos de ruidosas guitarras distorsionadas y abrazaba el ánimo deprimente de letras que hablaban de que no había futuro en un mundo así.

1993: un año con voz femenina

En los cines dos grandes éxitos llevaban la firma de Spielberg: ‘Jurassic Park’ y ‘La Lista de Schindler’. La primera se llevó los millones (fue la cinta de mayor recaudación de la historia hasta que llegó el transatlántico Titanic), y la segunda los premios (siete Premios Óscar, incluido el de Mejor Película).

1993 puede ser recordado como el año de Whitney. ‘El Guardaespaldas’ fue todo un éxito en la taquilla. Estrenada en Noviembre del año anterior, aun así fue capaz de ser la segunda película más taquillera del año 1992. Su banda sonora pasó a ser la más vendida en la historia del cine. Protagonizada por una Whitney Houston que debutaba en la gran pantalla, las famosas canciones de la película (‘I Will Always Love You’, ‘I Have Nothing’…) fueron también interpretadas por la propia Whitney, que pasó a ser una estrella de reconocimiento mundial. Hay que recordar sin embargo que Whitney Houston ya había conocido el éxito con sus dos primeros discos, en 1985 y 1987. Pero sin duda protagonizar un éxito de taquilla la llevó a ampliar su público. Un éxito que, como es sabido, no supo gestionar bien.

.

Después de haberse presentado con mucho éxito al mundo en Mariah (1990), la cantante estadounidense Mariah Carey alcanzó la cima con Music Box (1993), que contenía los números uno ‘Without You’, ‘Dreamlover’ y ‘Hero’. Se estima que fueron vendidas 28 millones de copias.

Otra cantante que tiene 1993 grabado en su biografía es Janet Jackson. Ganó el Grammy a Mejor Canción R&B por ‘That’s the Way It Goes’ y colocó hasta seis sencillos de su Janet. en la lista Hot 100 de Estados Unidos. Además, Janet. fue #1 en el Billboard 200.

Las radios de 1993 siguieron teniendo voz femenina gracias al fugaz grupo 4 Non Blondes, que colocó en lo más alto de las listas musicales el archiconocido hit ‘What’s Up’, uno de los himnos de los noventa. Extrañamente 4 Non Blondes se separó al año siguiente.

“All I can say is that my life is pretty plain” (“Todo lo que puedo decir es que mi vida es bastante simple”) cantaban los Blind Melon en ‘No Rain’ recordándonos que estábamos en los años del grunge. Este grupo californiano sufrió en sus propias carnes la depresión: su cantante murió por sobredosis en 1995.

En 1993 también regresaron viejos rockeros como Meat Loaf con la genial ‘I’d Do Anything For Love’, de un estilo que algunos denominaron “rock wagneriano”, o Paul McCartney (que ya era cincuentón) con ‘Hope of Deliverance’. Este año se puso a la venta el primer videojuego de la serie FIFA y saltó el escándalo de la acusación de abusos sexuales infantiles contra Michael Jackson.

1994: otro año triste

El 8 de Abril de 1994 millones de jóvenes lloraron la muerte de Kurt Cobain, que apareció muerto en su casa tras haberse pegado un tiro en la cabeza tres días antes. Tenía 27 años. La voz del grunge se apagó drásticamente, si bien era cierto que Cobain arrastraba una larga temporada depresiva y en la que ya había tenido intentos suicidas. En cualquier caso fue un antes y un después para el género, puesto que Nirvana, el grupo más importante del movimiento grunge, se disolvió inmediatamente.

Este año el tono melancólico siguió dominando la escena musical con temas como ‘Streets of Philadelphia’ de un maduro Bruce Springsteen, ‘Lightning Crashes’ de Live, y otras canciones como ‘Lost for Words’, ‘I’ll Stand By You’, ‘7 Seconds’ o la triste ‘Ode to My Family’. Ritmos que no eran aptos para el baile, y perfectos para escuchar en un día de lluvia y pensar lo mal que iba el mundo.

.

En 1994 los viejos rockeros de Pink Floyd volvieron a la escena mundial con la publicación de The Division Bell, un triunfante regreso que encantó a la crítica y que fue criticado por Roger Waters, co-fundador de la banda y ex-miembro desde 1983. Los problemas legales entre Waters y el resto de miembros de Pink Floyd se habían superado, pero la relación seguía siendo mala. En cualquier caso, David Gilmour, Nick Mason y Richard Wright salieron en un tour mundial paseando el nombre de Pink Floyd de nuevo por el mundo. Fue algo histórico: en su momento ‘The Division Bell Tour’ fue el tour más exitoso de la historia, vendiendo más de 5,3 millones de entradas. Canciones como ‘Coming Back To Life’ o ‘Marooned’ (ganadora de un Grammy) demostraron que el sonido Pink Floyd seguía vivo tras 25 años de éxitos.

1994 también fue el año de Marilyn Manson, que hizo sonar a todas horas su famoso ‘Sweet Dreams’, inolvidable cover de la original de Eurythmics, que apareció en la lista de éxitos de 1983, y de Green Day, que finalmente consiguió el éxito con su álbum Dookie. The Cranberries publicaron ‘Ode to My Family’ acordándose de las víctimas de las guerras de Yugoslavia, que por esos años desangraban la zona de los Balcanes. Su disco No Need To Argue es uno de los que todo amante de la buena música debe escuchar alguna vez.

1995: el año del britpop

Este año los jóvenes del mundo entero tuvieron una difícil decisión que hacer: comprar la Saturn de Sega o la PlayStation de Sony. Pero había una discusión mucho más importante para millones de adolescentes: Oasis o Blur.

El britpop es un subgénero del rock alternativo que surgió durante los noventa con fuertes influencias de grupos de los sesenta (principalmente The Kinks y The Beatles). Las bandas que abrazaron el britpop publicaron material muy trabajado en lo sonoro, con una delicadeza que les diferenciaba del resto de grupos de rock (ejemplo de ello es la obra de The Verve). Era lo que se llevaba durante esos años (1994-1996), y la lucha por estar en lo más alto del britpop la protagonizaron dos grupos ingleses: Blur (del condado de Essex) y Oasis (de Manchester).

Fue muy popular esta batalla porque ciertamente parecían bandas hermanas. Tocaban dentro del mismo género, ambas eran inglesas, los líderes de las dos tenían mucho genio, ambas se habían formado en 1991… y en 1995 ambas publicaron un álbum. Blur publicó The Great Escape en Septiembre y consiguió rápidamente alcanzar el #1 en las listas musicales con ‘Country House’. Un mes después Oasis lanzó (What’s the Story) Morning Glory?, y reventó las radios con hasta seis sencillos, entre los que estaba el famosísimo ‘Wonderwall’ 

Algunos quisieron ver en el crecimiento del britpop un género que contestaba al grunge. Damon Albarn, de Blur, fue muy claro en 1993 cuando, después de que le preguntasen si Blur era un grupo “anti-grunge”, respondió: “Bueno, eso está bien. Si el punk apareció para eliminar a los hippies, entonces nosotros vamos a por el grunge.”

.

Entre las numerosas bandas femeninas que aparecieron durante los noventa (como las Spice Girls, All Saints, En Vogue o Destiny’s Child) hubo una que consiguió un éxito especial: TLC. Acrónimo de Tionne “T-Boz” Watkins, Lisa Lopes y Rozonda “Chilli” Thomas, TLC es el grupo femenino con mayores ventas en Estados Unidos y el segundo en el mundo (por detrás precisamente de las Spice Girls). Fueron antecesoras de las Destiny’s Child (el grupo de Beyoncé) y con su estilo llamativo y provocador sonaron en las radios de todos los países. ‘Waterfalls’ (1995) es quizás su éxito más famoso, pero las tenemos también en las listas de 1994 con ‘Creep’ y 1999 con ‘No Scrubs’. En 2002 Lisa Lopes murió en un accidente de coche y el grupo se apagó, pero ya habían dejado 10 años imborrables fusinando R&B, pop y hip-hop.

1995 también es el año del famoso rapero Tupac Shakur, conocido como 2pac. La publicación de Me Against the World le colocó en lo más alto del hip-hop. Hoy en día es reconocido como el mejor rapero de la historia, y máximo exponente del West Coast Hip-Hop, un subgénero dentro del hip-hop que tomaba el nombre de la región geográfica donde había surgido (la Costa Oeste estadounidense). Precisamente su ‘California Love’ es un buen ejemplo de este West Coast Hip-Hop, al que también contribuyeron otros raperos como Snoop Dogg o Dr. Dre. Como todos saben, Tupac murió tiroteado en Las Vegas en 1996.

1996: adiós a la tristeza

“Dale a tu cuerpo alegría, Macarena”. Quizás la frase más repetida durante 1996 (y gran parte del resto de los noventa), de la mano del dúo español Los del Río, era un buen resumen del nuevo tiempo que se quería abrir superando los grises días del sonido grunge, del ‘Everybody Hurts’ y de los cambios drásticos en la geopolítica. Ya habían terminado la guerra de Croacia (1991-1995), la guerra de Bosnia (1992-1995) y la guerra Bosnio-Croata (1992-1994), y ya quedaban lejos la Caída del Muro de Berlín (1989), el crudo desmembramiento de la Unión Soviética (1991) y la Guerra del Golfo (1990-1991).

Parecía que los noventa habían superado un mal comienzo y en 1996 el mundo estaba preparado para bailar ‘La Macarena’ y acoger en sus brazos los ritmos alegres de las Spice Girls y los Back Street Boys. Además, Oasis nos recordaba que no había que mirar hacia atrás con odio ni enfado y Eric Clapton nos animaba a “cambiar el mundo”.

.

Michael Jackson, que llevaba sobre los escenarios desde 1964, publicó su último #1 con ‘They Don’t Care About Us’. El grupo de R&B The Fugees relanzó el clásico ‘Killing Me Softly’ con mucho éxito y el rapero Dr. Dre apareció en dos hits del año: con 2Pac y con BLACKstreet. También es muy famoso el tema ‘Lovefool’ (típica canción que escuchamos y no sabemos ni el nombre ni el grupo).

En 1996 el grupo de punk rock The Ramones se despidió de los escenarios y la Nintendo 64 salió al mercado para competir con la PlayStation. Jay Z publicó su primer álbum, Reasonable Doubt, en el que contó con colaboraciones de Mary J. Blige y The Notorius B.I.G, y Alanis Morissette siguió colocando #1 de su Jagged Little Pill, que había sacado el año anterior.

Para tratar de perfilar a los jóvenes de la segunda mitad de los ’90 quizás tengamos que hablar de esa desconocida generación xennial, nacida entre 1977 y 1983. Estos nuevos adolescentes no habían vivido su juventud en el apogeo del grunge y  seguramente habían escuchado Nirvana en sus casas porque sonaba a todo volumen en la habitación de su hermano mayor. En cambio, adornaron sus habitaciones con pósters de 2Pac, Take That, Chayanne, las Spice Girls y los Back Street Boys, que precisamente sacaron su primer álbum en 1996.

1997: el año de Titanic

Si hay que hacer de cada año “El Año de…”, sin duda 1997 será recordado como el año de ‘Titanic’. Fue algo más que una película. Fue un acontecimiento mundial. Muy poca gente nacida antes del año 2000 no conoce ‘Titanic’, y millones la han visto más de una vez. Las cifras que rodearon a esta cinta marean: 89 premios (11 Óscars), 1.800 millones de dólares recaudados, quince semanas seguidas siendo número uno en taquilla… Se reestrenó en 2012 y volvió a ser un éxito (otros 350 millones de dólares).

Ese año todo lo relacionado con ‘Titanic’ tuvo un gran éxito. Desde el joven actor Leonardo DiCaprio hasta la cantante Celine Dion, que interpretó el tema principal de la película: ‘My Heart Will Go On’. La banda sonora de ‘Titanic’, a cargo de James Horner, fue todo un éxito y pasó a ser la BSO sin predominancia de canciones más vendida de la historia, con alrededor de 30 millones de copias. La BSO de ‘El Guardaespaldas’ o de ‘Grease’ son casos de bandas sonoras basadas en canciones. La BSO de ‘Titanic’, pese a ser principalmente orquestal, fue todo un éxito.

.

En 1997 el rapero The Notorius B.I.G., muchas veces nombrado como el mejor rapero de la historia y el rey del rap de la Costa Este, fue asesinado en un tiroteo en Los Ángeles. El rap vivía años grandes en cuanto a producción musical, pero también trágicos: el año anterior también había sido asesinado 2Pac. Dos de los más grandes raperos de la historia, muertos en pleno apogeo del género.

Por su parte Radiohead tuvo en 1997 otro año grande. Después de haber tenido un éxito mundial en 1992, regresaron publicando OK Computer y reconquistaron al público y a la crítica. Los ingleses The Verve siguieron con sus ritmos tranquilos en ‘Bitter Sweet Symphony’, Elton John rescató ‘Candle in the Wind’ para cantarle a la fallecida Diana de Gales y Blur colocó un nuevo #1 con la ruidosa ‘Song 2’.

Tras su paso por Take That (1990-1996), donde Robbie Williams había llegado a la cima del éxito en la escena del pop, el cantante británico se atrevió en solitario y publicó Life thru a Lens en 1997. Fue todo un éxito, especialmente gracias al hit ‘Angels’, que salió en Diciembre y ya no dejó de sonar durante todo el año siguiente.  Una nueva estrella había nacido. La carrera de Robbie Williams se movió en la cresta de la ola durante en el periodo 1997-2002, publicando otros #1 como ‘Rock DJ’ (2000) o ‘Feel’ (2002). Se estima que ha vendido 75 millones de discos en todo el mundo.

1998: se acerca el fin del siglo

1998 no es un año que produjera una gran cantidad de éxitos. Viejas glorias como Cher o Aerosmith consiguieron importantes números uno, y nuevos artistas como Shania Twain llegaron con fuerza a las listas musicales.

.

Aunque había publicado Come on Over a finales de 1997, Shania Twain fue muy inteligente al ir sacando sencillos durante varios meses hasta el año 2000. Sin duda eso permitió que el público siguiera comprando el CD durante mucho tiempo: el primer single salió en Septiembre de 1997 (‘Love Gets Me Everytime’) y el último en Julio del año 2ooo (‘I’m Holdin’ On to Love’). Entre esas dos fechas Shania Twain se hizo de oro con hits como ‘You’re Still the One’ (1998), ‘When’ (1998), ‘That Don’t Impress Me Much’ (1998), ‘Man! I Feel Like a Woman’ (1999) o ‘Come on Over’ (1999). Sin duda es un álbum que merece ser escuchado, aunque sólo sea por curiosidad histórica: ¡Es el tercer disco más vendido de la historia!

En 1998 también publicaron éxitos la sueca Emilia con su famoso ‘Big Big World’, los alternativos Semisonic con ‘Closing Time’ o The Offspring con su gracioso ‘Pretty Fly’. Este año salieron a la venta los históricos videojuegos Age of Empires y StarCraft para Windows, y se estrenaron películas muy parecidas, como ‘Armaggedon’ y ‘Deep Impact’ o ‘Bichos’ y ‘Antz’. ¡A cuántos les costó luego recordar cuál habían visto! ¿Cuál era la del meteorito? ¿y en las dos salía una hormiga protagonista?

1999: la vida loca

Al ritmo de ‘All Star’ o de ‘Mambo No. 5’ el mundo bailaba el fin del siglo XX. Sonidos de eurodance llegaban de la mano de la inolvidable ‘Blue’, que todos los que han sido niños en los noventa recuerdan, y las ganas de saltar de los adolescentes se veían correspondidas por la aparición de jóvenes estrellas del pop como Britney Spears o Christina Aguilera, que publicaron sus primeros álbumes en ese mismo año, con tan sólo 17 y 19 años, respectivamente.

El mundo se preparaba para el final del Milenio (eso no se vive todos los días). En la Unión Europea se establecía una moneda única, el Euro, en Japón los jóvenes compraban los nuevos Pokémon Oro y Plata, y en Holanda se estrenaba uno de los programas más influyentes en la historia de la televisión: Gran Hermano.

.

Musicalmente se puede recordar 1999 como el año de Californication, el famoso disco de Red Hot Chili Peppers. Vendió más de 16 millones de copias (el mayor éxito de los Red Hot) e incluía hits como ‘Scar Tissue’, ‘Otherside’ o ‘Californication’, que no dejaron de sonar en las radios durante todo el año. También es el año que conocimos a Dido, que publicó No Angel, el álbum que contenía éxitos como ‘Here With Me’ o ‘Thank You’, y que se fue presentando progresivamente entre 1999 y 2000. Un disco experimental que fusiona pop con electrónica, trip hop, folktrónica y dream pop.

En 1999 hubo varios exitazos que todavía suenan en bares y emisoras, como ‘All Star’ o ‘Mambo No. 5’, canciones que ya forman parte de la cultura popular y que todos hemos escuchado alguna vez. Las típicas canciones que suena y de las que pocos saben el autor.

1999 también es el año en el que el teen pop, o pop adolescente, vivió su empujón definitivo gracias a las mencionadas apariciones de Christina Aguilera y Britney Spears, que se subieron a un escenario ya bastante poblado, con grupos como los Back Street Boys (desde 1993), las Spice Girls (1994), NSYNC (1995), Savage Garden (1993)…

Este año se estrenó American Pie, toda una joya de la cultura pop de esos años y que ha sobrevivido al paso del tiempo.