Apuntes del Absolutismo borbónico (España del S.XVIII)

Los decretos de Nueva Planta:

Con la aplicación de los decretos de Nueva Planta, todo el territorio de la monarquía española pasaba a tener un sistema de gobierno uniforme (con la excepción de Navarra y País Vasco, que por haber apoyado a Felipe V conservaron sus fueros). Con los decretos de Nueva Planta, se integraron los consejos territoriales en el de Castilla, que pasó a ser el centro del gobierno interior de España. Entre 1707 y 1716 se suprimieron los fueros y las instituciones de la Corona de Aragón, Valencia, Mallorca y Cataluña.

Características del Antiguo Régimen:

  • Demografía:
    • crisis de subsistencias (relación población-recursos inestable), crisis compensatorias
  • Política:
    • absolutismo
  • Sociedad:
    • estamentos (nobleza, clero y tercer estado)
  • Economía:
    • gremios
    • economía artesanal, manufacturera
  • Cultura:
    • irracionalismo

La continuidad del Antiguo Régimen:

A pesar de las reformas que tuvieron lugar, la España del S.XVIII continuaba inmersa en el modelo social del Antiguo Régimen.

Las estructuras sociales apenas había variado con respecto a siglos anteriores. La sociedad seguía dividida en tres estamentos: nobleza, clero y pueblo llano. Era una sociedad con escasa movilidad social. Quien nacía campesino, moría campesino. Quien nacía noble, moría como tal.

La forma de gobierno típica del Antiguo Régimen en el siglo XVIII era el absolutismo monárquico. La aparición del movimiento ilustrado influyó en la forma de gobernar de los monarcas, pero no hubo cambios en el poder del rey. No se cuestionaba la legitimidad de la monarquía absoluta.

La base económica del Antiguo Régimen continuaba siendo la producción agraria. Más o menos el 80% de la población se dedicaba a la agricultura.

El cuestionamiento del Antiguo Régimen:

A pesar de la pervivencia del Antiguo Régimen, a lo largo del siglo se produjeron una serie de cambios que transformaron poco a poco las bases sobre las que se asentaba la organización de la sociedad. Los cambios que hubo afectaron a:

  • la importancia que fue cobrando la propiedad privada libre
  • la paulatina liberalización de las actividades económicas
  • el ascenso de la burguesía (impulsado por el desarrollo comercial y manufacturero)
  • las críticas que hacían los ilustrados fueron erosionando la legitimidad de la monarquía absoluta y los principios religiosos y políticos que justificaban el Antiguo Régimen.

Ilustración:

Bases del pensamiento ilustrado:

  • uso de la razón frente a la tradición y las supersticiones
  • crítica hacia aquello que se oponía a la razón
  • defensa de la autonomía del poder civil. (frente al teocratismo que decía que los reyes eran reyes por la gracia de Dios)
  • tolerancia religiosa (pero cada uno en su casa, en privado)
  • educación como instrumento para difundir la razón
  • interés por las ciencias experimentales, por la economía y el progreso material.

Ilustración española:

A finales del siglo XVII en España surgió un grupo de científicos e intelectuales que se comenzaron a preocupar seriamente por el atraso científico español y por el escolasticismo de las universidades (en las universidades se pretendía racionalizar la doctrina cristiana), este grupo de personas fueron los novatores.

Las proposiciones de los novatores se difundieron lentamente. En esa época la vida intelectual española se revitalizaba con la creación de la Biblioteca Nacional (1711) y la creación de la Academia de Historia (1735). Bajo el reinado de Carlos III se produjo la eclosión de la más amplia generación ilustrada española. Personajes como Jovellanos, Campomanes o el conde de Aranda fueron determinantes a la hora de impulsar el reformismo borbónico.

La mayor parte de las obras ilustradas se orientaron hacia la crítica de los factores que provocaban el atraso económico e intelectual de España, como el excesivo control que la Iglesia tenía sobre la sociedad, la escasa valoración de la ciencia y la mala situación agraria, provocada por la existencia de privilegios en la alta sociedad.